fbpx

Seguinos en las redes sociales

ENTREVISTAS CLASES BIBLIOTECA BLOG

EL ARTE DE CREAR ARTE

“Un cuadro toma vida ante la presencia de un espectador sensible,

en cuya conciencia se desarrolla y crece”

MARK ROTHKO OFF

Desde los inicios de la humanidad y sus expresiones primarias, bien sabido es que el arte, jugó un papel fundamental en las civilizaciones y la comunicación de su legado. El arte pictórico cristalizado en las antiguas cavernas o en las piedras rústicas, es lo que hoy se conoce como las primeras manifestaciones artísticas del ser humano.

Por esa capacidad de transmisión a través de formas dibujadas y por otras razones que se fueron sumando en el tiempo, es que el arte plástico tiene ese poder de “decir” con tan solo una imagen o figura.

Los seres humanos aprendimos a decodificarlo analizando cada una de sus partes como piezas de un todo, mucho más complejo en su conjunto que en la individualidad de sus componentes. Cada elemento está allí para crear significado. El uso de las formas, los colores, la ubicación de cada objeto, los vacíos, todo, absolutamente todo, perfectamente situado para crear una idea determinada en la mente de quien observa.

Esta capacidad de decodificación y entendimiento aprendido, fue rápidamente capitalizado por las artes audiovisuales que, ni lerdas ni perezosas, llevaron el uso de la imagen a su máxima potencia. No solo en la utilización estratégica y expresiva de la cámara, sino en la puesta en escena en todo su esplendor, donde el área de “Arte” cumplió una función primordial.

El diseño del espacio en donde se desarrolla una escena tiene un alto potencial para arrojar información sobre los elementos de la historia, tanto de personajes y trama, como de género y temática. En cualquier producción audiovisual, los contextos “hablan”, bien o mal, poco o mucho, pero lo hacen.

Es menester aprovechar este recurso de modo tal que pueda convertirse en un “actor” más de la escena, por decirlo de algún modo. Hacer que los elementos que componen “el escenario” signifiquen o resignifiquen lo que está sucediendo en acción y diálogo entre los personajes.

Esto es exprimir al máximo el lenguaje visual. No es lo mismo una declaración de amor en un pasillo desierto, un parque de diversiones o un cementerio. Del mismo modo, no impacta de igual manera una habitación vintange o una modernosa. Las diferencias entre ambas, hablan de nuestros personajes, nuestra historia, nuestro conflicto dramático. El cuchillo de un asesino, el arma de un policía, la computadora de un escritor, cada elemento seleccionado por los directores de arte y su equipo ayuda a transmitir el mensaje que deseamos, de la forma que deseamos.

No existe la selección aleatoria de los decorados, la vestimenta de los personajes o la utilería. En caso de que así sucediera, estaríamos en presencia de un equipo de arte que malgasta nuestro presupuesto.

En la preproducción que antecede a cualquier rodaje, el director y el director de arte trabajan en conjunto diversas propuestas en base al resultado que desean alcanzar. El director “bajará” una directiva que el director de arte deberá traducir a su lenguaje (el arte escénico) a través de uno o varios planteamientos artísticos que vayan en la dirección que se ha trazado.

El trabajo de crear una puesta de arte comprometida con la historia que se está contando, es una tarea que lleva tiempo y mucha carga creativa. Transformar el contexto de la escena en un factor conceptual es el plus que se hace posible cuando todos los elementos que la componen, suman y enriquecen su “espíritu”.

Eso es aumentar exponencialmente el valor del arte visual y el poder la imagen que no siempre se aprovecha al máximo. Aprendamos a decir en silencio con las herramientas que el 7mo arte nos ha otorgado en gracia y haremos del mundo audiovisual, un lugar mejor.

 

Autora: Julia Scarone

Seguinos en las redes sociales