RPG: ¿Ser o Ser mejor?

“RPG”, siglas en inglés para “Role Playing Game” (“Juego de interpretación de roles”), es un género de Videojuego que se caracteriza por utilizar algunos componentes de los “Juegos de Rol” convencionales, pero adaptados al formato digital electrónico.

Un Videogame de Rol puede abarcar un amplio espectro de sistemas y estilos de juego, pero la constante que se repite en todos, es que el Jugador utiliza un Avatar para adentrarse en la aventura. Este Avatar, es el personaje que representa al Gamer en el juego, y con él debe acumular puntos de experiencia para avanzar, subir de nivel y conseguir poderes (generalmente, sobrenaturales) ubicados en los “arboles” de habilidades dentro de algún menú de la Interfaz.

En estos Videojuegos no sólo se pueden incrementar las habilidades del Avatar, sino también, la tenencia de sus objetos (armas, armaduras, anillos, collares mágicos, etc.). Esto se logra matando enemigos o cumpliendo misiones secundarias, las cuales representan la forma más común para aumentar destrezas y acumular armamento.

El juego progresa y con el, la trama principal que hay detrás de todo “RPG”. Esto se da en la medida que el Jugador, a través de su Avatar, vaya cumpliendo las misiones primarias que hacen avanzar la historia troncal.

Generalmente, en este género, el relato narrativo tiene una predominancia muy significativa, ya que es determinante para el crecimiento del Avatar y sus capacidades para resolver los obstáculos y desafíos que el juego va poniendo en su camino. Incluso, a veces, el desarrollo de la narración depende de las habilidades que el Jugador vaya adquiriendo y viceversa. Un caso de esto es “Legend of Zelda: The Ocarina of Time”.

Es importantísimo que la trama proporcione la posibilidad de conseguir las herramientas necesarias para poder avanzar, o inclusive, nos ponga las trabas que nos permitan seguir hacia adelante, aunque más no sea por otro camino. Por ejemplo, en “Skyrim”, ciertas misiones primarias no se pueden cumplir sin cumplir algunas secundarias que dan ascenso de nivel y objetos que necesitamos para continuar moviéndonos en la historia central. Sin embargo, no es recomendable que el juego se enrede en un laberinto de tramas secundarias, a veces inútiles, descuidando la principal o relegándola a un papel insignificante.

Actualmente, dentro de este género predomina un estilo de juego “medieval”, pero dentro del mismo podemos encontrar varios sub-géneros como también varios estilos y tipos de historias, como futuristas, espaciales, de terror y épicas.

Un “RPG” balanceado tiene que permitir al Jugador un gran control de las habilidades y cualidades (inclusive estéticas) del avatar, una trama principal que esté cruzada tanto por obstáculos y ventajas, como por subtramas que permitan hacer avances en el argumento y, por ende, un ascenso por los diferentes niveles.

Por último, y no por ello no menos importante, deben ofrecer un abanico variado de logros, para así brindarle al Gamer la satisfacción por la conquista progresiva de desafíos y la extraordinaria sensación de estar avanzando positivamente en el juego, hacia el tan deseado objetivo final.