QUIEN QUIERE SER GUIONISTA

BILLY WILDER OFF
“Escribir un guion no es esperar a que llegue la
musa y te bese en la frente; es un trabajo muy
duro. He hecho ambos trabajos, y sé que dirigir
es un placer y escribir un guion es un rollo”.

 

A todos nos llega ese momento en la vida en el que nos preguntamos “qué queremos ser”. Algunos afortunados lo saben desde muy temprana edad (sólo conozco músicos a los cuales les pasó), otros, más tarde, normalmente un tiempo antes de terminar la educación secundaria. Momento crítico, sin dudas.

¿Qué queremos? ¿Qué nos gusta hacer? ¿A qué nos vamos a dedicar el resto de nuestras vidas? Sin mencionar dudas tales como, ¿lo haré bien? ¿Seré bueno en lo que elija? Cada uno de estos interrogantes DEBE tener una respuesta. Ese es mi punto de vista. Mientras más certezas tengamos, más satisfactorio será el camino de nuestra formación hacia eso que queremos ser.

Para hacerlo, es fundamental ser honesto con uno mismo. Explorar mentalmente cada opción y elegir libremente. Muchos optan por una u otra profesión por lo que creen que alcanzarán con ella: fama, dinero, reconocimiento, trabajo. La pasión puesta en potenciales resultados efímeros, pero no en la profesión en sí misma.

Cuando nuestras decisiones son mentirosas o banales, es probable que ante cualquier gran desafío o decepción, claudiquemos y abandonemos el bote. Y la realidad, es que el mundo laboral está lleno de desafíos y colmado de decepciones. Es en esos momentos, en los que se pone a prueba el amor que le tienes a lo que has elegido.

Ahora bien, basta de cháchara y hablemos concretamente de escribir en el universo audiovisual. Hablemos de aquellos que eligieron ser guionistas. ¿Cómo saber si es TU profesión? Según mi experiencia, deberías considerar los siguientes puntos:

1. FACILIDAD PARA ESCRIBIR. Parece una obviedad, pero no lo es. Hay personas que son excelentes narradores orales, pero al momento de escribir, no saben cómo bajar sus ideas al “papel”, o simplemente, no escriben bien, tienen grandes errores gramaticales y la construcción de un texto es casi imposible.

2. AMOR POR CONTAR HISTORIAS. Los seres humanos tenemos insertado en nuestro chip la manía de contar historias, pero hay quienes no pueden hacerlo sin salirse de los límites de la anécdota. Si bien suma, ser gracioso o tener la capacidad de contar algo, no alcanza para dedicarte a esto.

3. BUEN MANEJO DE LA FRUSTRACIÓN. Escribir dentro del código audiovisual no es fácil, porque debemos adecuarnos a una forma de escritura completamente distinta a la que nos enseñaron en la escuela. Muchas veces (más de las que quisieras) sentirás que no estás hecho para esto. Sin embargo, debes seguir adelante y cruzar la barrera del “no puedo”. Allí es donde se produce la magia y confirmas que tienes “pasta” de guionista.

4. CAPACIDAD DE TRABAJO EN EQUIPO. El común de la gente piensa que el trabajo del guionista es solitario como pocos. No podrían estar más equivocados. Si quieres un buen producto final, el trabajo en grupo es la clave del éxito. Las grandes series de televisión tienen equipos de múltiples autores. Aprende a escuchar las ideas de otros, y a compartir las tuyas y serás un gran guionista.

5. CONSIDERA A LA TÉCNICA COMO TU ALIDADA INFALIBLE. Mientras más herramientas tengas, mayor será tu libertad al momento de expandir tu creatividad. El método no es una cárcel, sino un marco que te sostiene. No le temas ni le huyas. Será el mejor compañero que puedas tener.

6. PASIÓN POR VER CINE Y SERIES. Nadie que se dedique a esto puede decir que no mira producciones audiovisuales. Es inaceptable. Todo comienza allí, en el seno de lo que los has consumido a lo largo de tu vida. Además, es una de las mejores maneras de aprender a escribir.

Por último, no le temas a la falta de creatividad, porque la creatividad es un ejercicio. Mientras más la practiques y la estimules, más desarrollada la tendrás. Todos somos creativos hasta que se demuestre lo contrario. Sólo debes creer en ti y en tus posibilidades.

 

 

taller-cine.jpg