LAS VIRTUDES DE LAS COPRODUCCIONES

Sin duda, esta es una era de grandes cambios en el negocio del entretenimiento, donde se entrelazan, primero la aparición de multipantallas, segundo la reducción de los beneficios económicos de las empresas, y tercero la diversidad de públicos.  

Las empresas atraviesan hoy un momento de ajuste radical, dado en parte por los cambios en el modelo de negocios generados por la segmentación de las audiencias que se diseminan en otros medios; la aparición de medios competitivos que ofrecen contenidos gratis (aunque no tengan valor, quitan tiempo de la audiencia al consumir); y la reducción del tiempo en las ventanas de explotación, sumado a la competencia global vs. local que genera un impacto en los beneficios económicos.

Concretamente, el modelo de negocio ha cambiado porque los costos de estructura son elevados en comparación a los generados. La multiplantallas o multiplataformas, generados en Internet, y luego por los dispositivos smartphone, tablets, TV inteligentes, y la evolución en las redes 4G y futuras 5G, hicieron que el consumidor esté más tiempo conectado y, al mismo tiempo, en varios lugares a la vez.

Si desmenuzamos a este nuevo consumidor, sabemos que utiliza diferentes dispositivos para diferentes contenidos: por ejemplo, el deporte lo prefiere en la TV; los contenidos cortos en los teléfonos, y películas y series en tablests o TV. Finalmente, la diversidad de los contenidos que los usuarios están adquiriendo. Hoy el mundo es audiovisual y todo se busca en las plataformas, desde recetas de cocina, hasta reparar un automóvil, o el entretenimiento solitario o en familia.

Estos tres factores están generando un cambio en la generación de negocios y por ende en los modelos. Hoy todo se mueve a una mayor velocidad. A mí me gusta decir que ‘vivimos en un mundo de cambio constante y que la constante es vivir en el cambio’.

Coproducciones
Vemos cada vez más la coparticipación en la producción de contenidos, es por ello que las coproducciones son una manera eficaz de: 1) minimizar el riesgo, al tener una participación parcial, 2) estar en varios mercados a la vez, ya que se distribuyen la inversión.

El modelo de coproducción en TV se va pareciendo al del cine, donde es común ver la unión de players de diferentes tipos. Otro de los beneficios de la coproducción es la diversidad en la integración de diferentes talentos, desde creativos, actores y técnicos.

Las virtudes de la coproducciones son, primero, reducir el riesgo en el desarrollo de proyectos e inversión de producción; segundo, aumentar la cantidad de producciones en las cuales los canales y/o productoras participan; y tercero, el participar en mercados más diversos, pudiendo estar en diferentes formatos e ideas.

Hay diversos tipos de coproducciones y alianzas. Las que están orientadas a mercados globales, como es el caso de NetflixAmazon y otros grandes estudios o SVODs; y las locales que buscan afianzarse en un territorio para captar audiencia y consolidarse el canal.

En América Latina se destacan “El Regreso de Lucas”, entre dos canales de TV abierta, Telefe (Argentina) y América TV (Perú), que apostaron a un mismo contenido en dos territorios diferentes para su estreno. “Signos”, desarrollada entre TurnerElTrece y Pol-Ka. O “Dueños del Paraíso”, entre Telemundo (USA Hispano) y TVN (Chile), uniendo dos mercados de América.

Por un lado, vemos la unión de dos canales abiertos, y por otro, de una señal de TV paga y una abierta más una productora, que permite administrar las diferentes ventanas de emisión. Y, finalmente, dos compañías que se alinean en un proyecto común a largo plazo, que incluye desarrollo, producción y distribución.

Más allá de los mercados de compra y venta de contenidos, como Natpe Miami, los MIPs, LA Screenings, etc., es interesante el florecimiento de encuentros en donde se debate acerca de modelos de negocios y se analizan el impacto de los nuevos medios y formas de consumo, tendencias y formatos.

Un caso interesante para nuestra región es Conecta Fiction, que se realiza del 20 al 23 de junio en Santiago de Compostela, España, y que busca establecer un espacio donde interactúen productores, canales y talento creativo (autores, escritores, etc.), se discutan ideas y proyectos con el fin de incentivar las coproducciones entre América Latina y Europa.