COMO ESCRIBIR UN GUION Y NO MORIR EN EL INTENTO – PARTE 4 (EL FINAL)

DOC COMPARATO OFF
“La persistencia es una cualidad esencial a este proceso”

Existe otra creencia popular muy arraigada entre aquellos que “tocan de oído” y se aventuran a escribir por primera vez un guion: “¿Un tratamiento? ¿Tipo propuesta estética visual?”. Si Word tuviera la opción de poner emojis, estaría poniendo la carita con los ojos bien abiertos, tipo 2 de oro de la baraja española.

No, el TRATAMIENTO es un recurso de guion -¡DE GUION!-. Antes de ponerte a “volar” con la imaginación, aprende, o al menos infórmate, sobre lo que debes hacer. Aunque sea mínima, una idea vaga de ello, te ayudará a no hacer el ridículo. Dicho esto de un modo muy amable, hablaremos un poco sobre esta etapa del proceso de escribir un guion.

El tratamiento es una herramienta de doble función, tal como la sinopsis, porque una de sus características principales es (o debería ser) que su lectura es atrapante y funcional a su venta. Para decirlo de un modo sencillo, es la versión literaria (en prosa) de tu guion, en forma de cuento.

El tratamiento contiene todos y cada uno de los elementos de la historia desarrollados y en el orden de aparición que tendrá tu guion. Aquí contarás el relato tal y como se sucederá en el formato final, solo que no lo dividirás por escenas y su calidad literaria, será más rica que en un guion. Digo esto, porque es sabido que allí, no debes irte en metáforas y frases bonitas, sino ser concreto y claro. El tratamiento, es tu oportunidad de expandirte, si te gusta esa manera pintoresca de escribir.

Puntos a tener en cuenta a la hora de escribir tu tratamiento:

1. Ponte en modo literario. Usa los recursos que conozcas de ese lenguaje. Metáforas, comparaciones, personificación, etc.

2. Utiliza buenas frases. Construye oraciones que tengan impacto visual y generen sensaciones en tu lector/espectador.

3. La extensión del tratamiento, es proporcional a la de tu guion. La fórmula de referencia es 12 páginas de tratamiento para un guion de 90/110.

4. Mantén la estructura de 3 actos. Si tienes 12 páginas, 3 corresponderán al Acto 1, 6 al Acto 2 y 3 al Acto 3 (25/50/25).

5. No incluyas diálogos. A menos que sea ultra necesario, no lo hagas, pues detienen el ritmo de la historia en esta instancia.

6. Ubica a tu lector/espectador. Describe los lugares y las acciones de tal modo que pueda “verlos” en su cabeza.

7. Utiliza expresiones que den cuenta del género. Te ayudará a construir un buen clima.

8. No incluyas cuestiones que no tengan que ver con el aspecto narrativo de tu historia. Nada de descripciones sobre aspectos “estéticos”, motivaciones del director y la mar en coche. Apégate al relato y ya.

Por último, déjame decirte que cuando hayas llegado aesta instancia, estarás más que listo para desarrollar tu guion. Conocerás a fondo la historia, los personajes y el conflicto. Será mucho más difícil que te pierdas en el camino y, si lo haces, será mucho más fácil volver encontrar el rumbo.