COMO ESCRIBIR UN GUION Y NO MORIR EN EL INTENTO - PARTE 3

ROBERT MCKEE OFF
“Décimo mandamiento: Reescribirás”


Existe otra creencia popular muy arraigada entre aquellos que “tocan de oído” y se aventuran a escribir por primera vez un guion: “te paso la escaleta, no tengo el guion aún”. WHAT?? Sólo puedes decirle eso a tu compañero de escritura. La ESCALETA es – escucha bien - de USO INTERNO. Si para algunos es complicado leer un guion terminado, imagínalos frente a una escaleta. NO WAY!

En cambio, podrías entregar un tratamiento, pero de eso hablaremos la próxima. De todas formas, todas las herramientas que estamos viendo puedes usarlas como te plazca, cuando te plazca y, lo más importante, las que te plazcan. No es necesario que las utilices a todas y menos en el orden en que las venimos viendo. Luego de conocerlas a todas, verás cuál o cuáles te sirven a los fines de no perderte en el camino de tu historia.

Dicho esto, volvamos a la escaleta. Te decía que es una herramienta de uso interno, porque si está bien hecha, sólo la entenderás tú y, en caso de que lo tengas, tu compañero de aventura escrita. Una buena escaleta es una síntesis muy acotada del guion, con su respectiva división por escenas. Es el esqueleto al que luego, le pondrás los “músculos”. Es fundamental al momento de estructurar el relato. Su función primera es la de, en una lectura rápida, hacer una evaluación de la estructura total de tu guion. De esa manera, sabrás que escenas están de más o faltan para lograr la fluidez que necesita tu historia.

Entonces, veamos algunos puntos a tener en cuenta al momento de realizarla:

·      Olvida los diálogos. A menos que sea sumamente indispensable, no incluyas ninguno. Entorpece el cometido de la escaleta y, normalmente, no aportan nada en esta instancia.

·      No pierdas de vista la estructura. Es la vedette de esa instancia y debes focalizarte en eso. En esta etapa, es inútil que pienses en detalles de la trama que desarrollarás en el guion.

·      Puedes comenzar tomando como guía la sinopsis. Divide en escenas primero la trama principal y una vez que tengas eso, agregar las escenas de transición que llevan adelante las subtramas.

·      Describe la acción en pocas palabras. Usa palabras claves que te sirvan para no olvidar lo que quieres desarrollar luego en el guion.

·      Por página, deberías tener entre 4 y 6 escenas en “idioma escaleta”.

·      Respeta el formato de guion desde esta instancia.

·      Recuerda que la antesala de tu guion. Una vez que la tengas pulida, comenzaras con tu desarrollo y describirás las acciones con mayor detalle e incluirás los diálogos.

¿Entiendes ahora por qué no debes mostrar una escaleta? Para los demás será una creación mezquina, acotada, de descripciones sosas, poco profunda, pero para ti, será la mejor de las opciones cuando te sientes a estructurar. ¡Disfrútala!