¿Autores? ¿Guionistas?

“He visto como muchos colegas han planteado la necesidad de usar la palabra “AUTOR” en el oficio que nos define. Es una iniciativa que apoyo y acompaño ya que nos detalla como creadores máximos de la obra y estoy de acuerdo, ya que obviamente dentro de un marco académico y legal es la definición correcta de eso no existen dudas. Pero veo la necesidad de no extirpar al autor audiovisual de la palabra GUIONISTA, sino por el contrario de sumarla. Autores existen en muchísimas disciplinas y en estas mismas los profesionales también definen su rol por su actividad concreta y especifica. Un autor de música es compositor, un autor de literario es escritor, un autor de poemas es poeta, un autor de un cuadro es pintor, un autor de coreografías es un coreógrafo, un autor de teatro es un dramaturgo, un autor de una nota es periodista, un autor de publicidad es un redactor, etc, etc, etc…todos ellos son autores con profesiones vinculadas a la creación con distintas formas de expresión mediante tipos de “escritura” y formatos de “comunicación”. La palabra autor no especifica por sí sola esa actividad tan noble que tenemos que es la de escribir GUIONES. La palabra que define nuestra actividad de forma específica es GUIONISTA. Por eso a mi parecer lo correcto para definir a los que escribimos ficciones audiovisuales sería la de “AUTOR GUIONISTA”. Sé que se usó la palabra guionista para desmerecer los roles internos dentro de un equipo, aludiendo el mote de “Autor” solo al líder cuando sabemos que es una falta de respeto y de reconocimiento al trabajo grupal, pero no seamos injustos y por esos errores de colegas eliminemos el uso de la misma como si el uso de la misma fuese “pecado” o “una mala palabra” (como diría el negro Fontanarrosa no son tan malas y hay que usarlas). Nuestra profesión se desprende del teatro y la literatura, pero claramente tiene su nacimiento con el cine y la televisión. Incluso es un tema de interés para el mexicano Guillermo Arriaga que considera que el término AUTOR tampoco nos define en el ámbito del cine, donde se realizan “PELÍCULAS DE AUTOR” que son las escritas y dirigidas por “directores” (muchos que apenas saben leer y escribir) y explica que el término “guionista” es correcto pero que transmite debilidad y por ello plantea sustituirlo por uno más solemne como: “ESCRITOR DE PELÍCULAS” aunque sospecha se dará a la confusión con los escritores que son adaptados al cine. Podemos tener en cuenta las miradas de directores contemporáneos que hablan del “SCRIPTWRITER O SHOWRUNNER” y lo respetan como tal, como: Nolan o Spielberg, quienes dirigen sin problemas filmes escritos totalmente por profesionales del guión sin dejar de tener su impronta en las obras. También hagamos historia y no olvidemos que la silla del “actor protagonista”, la silla “director”, la silla “del productor” y la silla del “GUIONISTA” han sido los cuatro pilares que dieron y dan sostén a la industria del entretenimiento. Recordar que el “SCRIPTWRITER/GUIONISTA” es el único que se enfrenta a las hojas en blanco y cuando estas, luego de varias versiones, terminan escritas, todo el mundo comienza a trabajar, incluidos los actores. Hoy la invisibilidad es tan grande en el medio que los invito a pensar y debatir para que sumemos y no restemos, si nos quedamos solo con la definición de AUTOR para la presentación de nuestro oficio de escribir ficciones audiovisuales seguimos apostando a la invisibilidad de nuestra actividad que es la de ESCRIBIR GUIONES. Autor es correcta, es una palabra noble, fuerte pero también es una definición general, tan general que productores pasan a ser “autores” con solo firmar los cheques de los que realmente tienen (perdón la expresión) “horas culo” escribiendo guiones. Hay que dejar algo en claro, la necesidad de fortalecer nuestro gremio, exigir respeto por nuestro oficio y recuperar la identidad como firma creativa de una obra audiovisual; por eso sumemos y no hagamos invisible a una palabra aliada de nuestro oficio. Seamos Autores, seamos guionistas… seamos AUTORES GUIONISTAS.”